YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

viernes, 28 de febrero de 2014

Noche de Marzas...






De casa salimos con mucha prudencia,
con mucha prudencia,
a cantar las marzas si nos dan licencia,
si nos dan licencia.

¿Cantamos, rezamos o nos vamos?

Son los mozos del pueblo que con prudencia vecino amado
se acrecan a tu puerta cantando marzas con mucho agrado
venimos visitando a los habitantes de todo el pueblo
estas son las costumbres que nos dejaron nuestros abuelos.

A cantar, con amor, los marzantes llegan a tu puerta,
a cantar, con amor, recogemos duros y pesetas, chorizos y huevos ,tocino y jamón.

Viene marzo florido regando campos con flores bellas,
ya las mozas se visten con esos trajes de primavera,
los pájaros alegres cantan y anidan en la enramada,
ya se marchan los lobos, los malos vientos y las nevadas.

A cantar...

Ya se cubren losa campos con ese manto de verde gala,
ya cortejan las mozas con sus galanes por las ventanas,
ya se van los pastores con sus ganados para la sierra,
ya tiende el sol brillanta su blanca alfombra por las praderas.

A cantar...

Ya se van a las mieses con sus parejas los aradores
y las mozas contentas sacan los tiestos a los balcones,
por ti vecino amado a Dios pedimos estos marzantes
que el año venidero volvamos todos a visitarte.

A cantar...

Adios hasta el otro año, hasta el año venidero
que si, Dios nos da salud, a cantarlas volveremos.
Marzo florido que bonito entras, que bonito entras.










Related Posts with Thumbnails