YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

martes, 10 de junio de 2014

JOSÉ MARÍA DE COSSÍO :LO QUE ES, Y TIENE QUE SER, LA FIESTA NACIONAL…



“Es peligroso para la fiesta quitarle peligrosidad y riesgo, porque la corrida, aparte de el arte, supone el dominio del toro. Si no hay nada que dominar, no hay tampoco, por lo tanto, corrida de toros”; dice José María de Cossío a Norberto Carrasco en la entrevista que publicó El Ruedo, nº 1390, en la sección: “La Academia va a los toros”.
Related Posts with Thumbnails