YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

miércoles, 16 de julio de 2014

La tenacidad de los montañeses...




Los montañeses comenzaron a elegir México como destino principal de sus incursiones migratorias a partir del siglo XVIII, cuando el puerto de Cádiz sustituyó a Sevilla en el tráfico con las colonias. A pesar de la lejanía del lugar de embarque, muchos cántabros se desplazaron a Cádiz, donde, en la espera, no pocos acabaron por colocarse en las tiendas de aprovisionamiento de los barcos, sin llegar a salir del país. Así formaron un grupo humano característico, los jándalos. Al otro lado del Atlántico, en América, también eran los montañeses los que estaban al frente de las tiendas y del comercio al por mayor con los barcos que partían hacia España, lo que les dio una curiosa relevancia comercial a uno y otro lado de la línea.
En todos los casos, el éxito de los emigrantes cántabros que allí llegaron se sustentó en unas actitudes personales muy características. La primera de ellas fue la laboriosidad. Han sido numerosas las historias en las que el empresario llegó siendo poco más que un niño, para emplearse en el abarrote o la cantina de un pariente y, después de jornadas laborales de sol a sol, acabar durmiendo tras el mostrador o en el almacén.

Related Posts with Thumbnails