YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

lunes, 11 de agosto de 2014

Ataúlfo Argenta. Argenta a secas...



Ataúlfo Argenta. Argenta a secas. El Festival Internacional de Santander le debe su existencia, pues fue quien se empeñó con afán en convencer a las autoridades para que una orquesta nacional tocara en un lugar de paso público, la Porticada. Entre el 1 de agosto y el diez del mismo mes de 1953, Argenta dirigió con gloria en aquel teatro portátil de madera las nueve sinfonías de Beethoven.
Related Posts with Thumbnails