YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Tiempo de Berrea en Cantabria



Los bosques de hayas, robles y castaños de Cantabria se tiñen intensos colores como obra del mejor pintor impresionista, rojizos, ocres, marrones, etc., anuncian la llegada de una nueva estación: el otoño. Al abrigo de los bosques de Cantabria serás testigo del momento más intimo del ciervo: La Berrea. A lo largo del cálido verano el ciervo renueva su cornamenta y es aproximadamente a finales de septiembre cuando, con sus recién estrenados cuernos, comienza el cortejo en busca de la supremacía física que garantice la supervivencia de la especie. Hasta mediados de octubre más o menos se desarrolla la época de celo el ciervo, que se conoce como Berrea. El ciervo emite un berrido (que bien al atardecer o a primera hora de la mañana estremece a quién lo presencia) mientras alza la cornamenta para, posteriormente, dar paso a la lucha entre machos, momento conocido como Berrea. Leer más
Related Posts with Thumbnails