YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

jueves, 24 de julio de 2014

La Ruta de los Quesos de Cantabria



http://www.turinea.com


Unquera en el límite con Asturias que marca el río Deva, da comienzo esta ruta. Dirección por la N621 entre las hoces y desfiladeros de Deva, el paisaje se estrecha para discurrir por los serpenteantes 19 km. que discurren entre las montañas del desfiladero de La Hermida. Así se hace parada imprescindible el pueblo de Hermida, que junto a su vecina Caldas eran llamadas Aguas Caldas, ya que era este el primer monasterio que hubo en Cantabria en el año 790. Los monjes se establecieron en este lugar donde surgen aguas termales y curativas donde el viajero puede reponer fuerzas. A continuación nos dirigiremos a Bejes que dista a penas 5 km. Esta aldea de verdes laderas es el lugar del queso picón, considerado uno de los quesos azules mas sabrosos del mundo. Su maduración tiene lugar en cuevas naturales de caliza, situadas entre los 500m. y los 2000m. en unas condiciones perfectas de humedad, temperatura y soplo. Su elaboración es a base de leche de vaca, oveja y cabra en distintas proporciones para dar una pasta que tras la acción con el hongo Penicillium termina por ser una masa cremosa con vetas azuladas, sabor fuerte y picante y olor penetrante y repelente pero deleitante para el paladar. Aquí están bien señalizadas las queserías donde adquirirlo. La D.O del Picón incluye la aldea de Treviso sus apenas 40 habitantes entre los que se encuentran los pastores que elaboran estos excelentes quesos. Para llegar aquí es mejor tomar el acceso desde Sostres (Asturias) o si se prefiere caminar por la GR 71 que sale del cruce que separa los dos barrios de Bejes (Quintana y la Aldea) o desde el desfiladero de La Hermida en Urdón. Esto confirma que Treviso es la aldea de más dificl acceso de Cantabria. 
De la Hermida a Potes 
Por la N621 llegamos a Lebeña cuya iglesia de Sta. María nos da la bienvenida. Esta joya del s. X es el vestigio mozarabe más importante de Cantabria. En Tama (capital de Cillorigo) termina el desfiladero dando paso a una carretera más ancha que llega a Ojedo donde nos desviamos a Cabezón de Liébana, gran productor de quesucos.
 De Potes a Fuente Dé 
Desde Ojedo hay que recorrer 4km. hasta llegar a Potes, lugar donde podemos encontrar todos los productos de la zona, aquí se dan cita las especialidades locales como cocido, chorizo, morcilla, quesucos, orujo, miel o té del puerto. Curiosamente ninguno lleva la toponimia, a excepción del orujo. Los Lunes en el mercado se pueden adquirir todas estas delicias. Potes es además el punto de partida para el itinerario que transcurre por la N621 y recorre el valle de Cerezaza por la vega del Liébana para terminar en el puerto de San Glorio. Tierra de pastores que han producido los quesos de la D.O Quesucos de Cantábria. Quesos variopintos, pequeños en tamaño, de curación media, sin o con poca corteza. Elaborados a base de mezclar leche de oveja cabra y vaca. Entre los que podemos destacar los Ahumados de Áliva y Camaleón, el fresco del Pido y el curado de Peñarrubia. Otro de los valles que confluyen en la villa de Potes es el del río Deva, cuyo curso llega hasta Unquera. Por la CA 185 a 3km. de Potes se encuentra el santuario de Santo Toribio de Liébana, uno de los cuatro lugares santos del mundo en los que puede ganar el jubileo junto con Roma, Jerusalén y Santiago. Continuamos el recorrido por las localidades de Argüebanes, Turieno y Mogroviejo. Esta última cuenta con una estructura arquitectónica y urbana que la hacen una de las aldeas lebaniegas más espectaculares. Para los amantes de la buena mesa es parada imprescindible la localidad de Cosgaya, donde se dan cita las mejores especialidades de la cocina cántabra. Tras superar Espinama llegamos al final de nuestra ruta, Fuente Dé donde se recomienda subir al Teleférico para contemplar desde el mirador del Cable (2000m. de altitud) la belleza de los valles de Cantabria y la majestuosidad de Picos de Europa.
Related Posts with Thumbnails