YO soy mucho de la Montaña. Soy de la Montaña de toda la vida. De la mar de Castilla. De la que crió a media España con el Pelargón que Nestlé hacía en La Penilla. Soy de la Montaña del sobao pasiego.La que inventó la emigración antes que nadie y eso de los emprendedores antes que existiera tal palabra. Hablo de la Montaña de los montañeses de Sevilla y de los chicucos de Cádiz. La de los jándalos que se vinieron a trabajar a Andalucía con pantalón corto, se pasaron la vida detrás del mostrador de un almacén de ultramarinos o de una tienda de comestibles, durmieron debajo de ese mismo mostrador sin quitarse el babi de crudillo, ahorraron y cuando tuvieron un dinero se establecieron como comerciantes, con tiendas que pregonaban poemáticos nombres en recuerdo de su tierra: El Valle del Pas, La Flor de Toranzo, La Gloria de Villacarriedo. Esa es mi Montaña, qué Cantabria ni Cantabria.ANTONIO BURGOS.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

La familia Alvear

La familia Alvear es una saga de políticos, militares y empresarios originaria de San Miguel de Aras que posteriormente emigró a Montilla en Córdoba, para después asentarse también en Argentina.





Rodrigo de Alvear San Millán, originario de Cantabria, se trasladó a la Rioja, donde nacieron sus descendientes, entre ellos el primero: Pedro de Alvear Balgañán. De esta casa cántabra asentada en la Rioja, nació en Nájera Juan Bautista García de Alvear y Garnica. De origen noble, era funcionario de la Hacienda Real. Su cargo le acabará llevando a Córdoba, donde contrae matrimonio en segundas nupcias con una dama cordobesa. De este matrimonio nacerá Diego de Alvear y Escalera (1697). Diego de Alvear y Escalera (1697-?), nacido en Fuenteovejuna, Andalucía se trasladó a Montilla (Córdoba, España) en 1729, en donde adquirió viñedos y fundó las bodegas "Alvear".

Related Posts with Thumbnails